¿Qué hacer con el inventario que no se ha vendido?

¿Qué hacer con el inventario que no se ha vendido?

Todos los almacenes de retail luchan con el problema de tener inventario que se queda sin vender en sus anaqueles. Muchas empresas grandes pueden darse el lujo de descartar esta mercancía, y asumirlo como pérdida. Sin embargo, para otras empresas pequeñas y medianas, se hace imprescindible buscar métodos alternativos de usar este inventario. Aquí te damos algunos consejos de qué puedes hacer con él.

1.Organiza combos con tus productos mejor vendidos:

Sé creativo al organizar combos y bundles de productos para rotar tu inventario menos vendidos. Por ejemplo, si una loción para hombre no se está vendiendo bien, júntala con cuchillas, una crema para afeitar y un desodorante y obtendrás un perfecto regalo para el día del padre. Calculando un buen margen por el combo de productos podrás recuperar lo invertido en los productos de baja rotación.

2. Descuentos y liquidaciones

Simple, pero funciona; si algo no se está vendiendo bien, puedes hacer un descuento importante para que se vea irresistible. Ya sabemos que en la mente de los consumidores, un descuento puede ser muy poderoso, ya que a pesar de que se gasta dinero en un ítem, lo consideramos un verdadero ahorro, ya que el mismo ítem podría ser mucho más caro.

3.Devuelve la mercancía no vendida

Esta estrategia requiere que negocies con tus proveedores una política de devoluciones. Debes por lo tanto mantener una buena relación con ellos para lograr un acuerdo de este tipo. Muy probablemente no podrás devolver la mercancía por el 100% del valor que la compraste, pero podrás recuperar una parte de su costo, y a su vez, el proveedor tal vez tenga otros lugares donde la pueda vender.

4. Guarda inventario hasta la siguiente temporada

Aunque esto no aplica para todos los ítems, puedes hacerlo con algunos productos que no pasan de moda y seguirán sirviendo en el futuro. Por ejemplo, aunque los cuadernos con la foto de James Rodríguez con su camisa del Real Madrid puede que la próxima temporada escolar no se vendan tan bien, los cuadernos de Mickey, Harry Potter y muchos más seguirán teniendo validez. Debes tener muy presente el costo de guardar este inventario durante largas temporadas. Si tienes espacio disponible para esto, lo puedes hacer sin duda, pero almacenar grandes cantidades de inventario puede generar altos sobrecostos.

5. Usa el inventario no vendido como incentivo o promoción

Tal vez una de las mejores estrategias para hacer con tu inventario de baja rotación es aprovecharlo como incentivo para otras ventas o para un mayor relacionamiento con tus clientes. Puedes ofrecer un producto al suscribirse a tu newsletter en tu sitio web, al darle like a tu página de Facebook, compartir tu último video, o alguna otra acción valiosa en el mundo digital. También puedes incentivar el incremento en tus facturas promedio (“por compras superiores a X lleva gratis este libro de recetas”), la dinámica de referidos (“trae un amigo y obtén gratis esta gorra deportiva”), o la fidelización de clientes (“con 10 empaques de chocolatinas, reclama gratis una lata de bebida energética”).

6. Regala mercancía dentro de tu tienda.

Aunque suene extraño y aunque es cierto que esto no te permite recuperar el dinero de esa mercancía, organizar una muestra gratis dentro de tu tienda puede atraer cientos de personas que pueden comprar otros productos una vez estén allá. Esto también genera buena publicidad por voz a voz y un mayor reconocimiento de marca y posicionamiento de marca.

7.Vende la mercancía en portales online o liquida a través de terceros.

Hay compañías especializadas en comprar saldos en liquidación y revenderlas, lo que ese convierte en una opción conveniente para tu negocio. O también puedes usar portales como mercadolibre.com para vender algunos productos específicos que se adecúan a esos mercados.

8.Dona la mercancía sin vender.

Al donar la mercancía que no vendiste puedes obtener beneficios tributarios y lograr un buen impacto en la sociedad. Sin embargo, debes tener cuidado, muchos comerciantes se abstienen de donar pues esto podría perjudicar la imagen de su marca, tus clientes pueden estar menos dispuestos a comprar tus productos una vez vean que los están “regalando”. Por eso, esta estrategia funciona mejor en productos donde la marca no se evidencie tan fácil, o donde el público que reciba la donación no tenga contacto con tu público objetivo.

9.Cambia tu mercancía en trueque

Lejos de ser una práctica prehistórica, el trueque sigue funcionando en la actualidad y puede ser una gran idea para tu negocio. Haz relaciones con otros minoristas en diferentes ciudades o incluso en diferentes sitios de tu ciudad, realizar intercambios de mercancía puede ser beneficioso para todas las partes, dándole una actualización a tu inventario y permitiendo que tus clientes tengan más variedad.